La leyenda de Sega parte I: Los comienzos y su época consolera.

Hay cosas en la vida en la que no se es necesario ser fan o aficionado para conocer algo de ellas. Pasa con Dragon Ball en el mundo del manga y anime. Pasa lo mismo con Sega en los que no son videojugadores casuales, pero más en los que nos criamos en la década del 90 que fue la época en que tuvo un gran auge (y estrepitosa caída al final de esta) en el mundo de las consolas. En muchos aspectos fue innovadora y poco comprendida por el gamer de entonces, y solo nombrada de oídas por el actual. Por eso, escribo este artículo para reivindicarla.

Comienzos

Ciertamente la tendencia actual de catalogar a algo como bueno o malo, no pasa de la subjetividad. Muchos apuntan a la popularidad o número de ventas de un juego o consola para calificarlo de obra maestra, situación que podemos extrapolar a otros gustos y aficiones. Sega era popular en gran parte del mundo pero no tanto como Nintendo en su momento y Sony poco después. Era una empresa arriesgada, que en varias ocasiones puso las bases de lo que es hoy el videojuego. Nació en el año 1965 tras la fusión de dos compañías: Service Games y Rosen Enterprise Ltd. Esta última era una importadora de arte y otras vituallas, incluso de recreativas que no gozaban de popularidad. La primera en cambio se dedicaba a vender rockolas que fabricaban ellos mismos. La fusión de ambas, hizo nacer lo que hasta hoy es Sega, que no es más que la siglas de Service Games. El equipo de desarrollo y ventas de ambas empezaron a trabajar y sacaron su primer juego llamado Rifleman, que era un shooter mecánico (como los juegos de tiro al blanco de las ferias o ramadas dieciocheras pero mas sofisticado). A finales de los 60 tendría su primer éxito con Periscope, un simulador de submarinos (ya electrónico) aunque no dejaría de fabricar juegos mecánicos hasta 1970, con Jet Rocker. De ahí en adelante solo se dedicarían a los juegos electrónicos. (Nota: un patrón común que tienen varias compañias de videojuegos japonesas es que comenzaronn con juegos mecánicos como flippers, como la mencionada o Namco, además muchas nacieron en los años 50 y/o 60 donde la electrónica no estaba tan desarrollada). De ahí en adelante se dedicaría por completo al desarrollo de juegos para máquinas recreativas hasta mediados de los 80 cuando experimentan con las primeras consolas, la SG-1000 y el SC-3000, las cuáles fueron un fracaso comercial hasta la aparición de su primer éxito: la Mark III o Sega Master System, en estos lares. Éxito entre comillas ya que Nintendo tenía contrato de exclusividad con las compañias desarrolladoras (que incluso lo llevó a juicio a finales de los 80) por lo que tuvo pocos juegos (Claramente se cumple el axioma de que una consola es exitosa mientras tenga un catálogo de juegos mas amplio).

Innovación: asumiendo el riesgo.

Sega Mega Drive. En estos lares se le conoció como Sega Génesis, esto con motivo de que la compañia no logró registrar a tiempo la marca para América.

Sin embargo si hay algo  en que  destacó de esta compañía, al menos en esos años, es la innovación. Pocos saben que fue la primera en lanzar una consola en 16-bits en la época de los 8 bits, la Sega Mega Drive (o Sega Génesis, como se le conoció por estos lares)  y que además podía reproducir juegos poligonales sin un chip gráfico adicional, eso hace 20 años y antes de Play Station. Además contaba con periféricos de expansión a 32 bits y además con técnología CD, pero que costaban muy caro y tenían pocos juegos. En 1994 lanzan Sega Saturn, primera consola de 32 bits y cuya unidad de CD ya no era un periférico si no el estándar de juegos. Esta consola fue la primera en utilizar la arquitectura “doble núcleo” (que en los PC se empezó recien a utilizar en la década del 2000) en su placa madre, innovación que también presentaba dificultad: el desarrollo era mas engorroso que por ejemplo para Play Station o Nintendo 64 (pionera en los 64 bits). Fue su penúltimo fracaso pero quedó en la retina de muchos, que incluso se ha vuelto una pieza de colección, así como sus juegos, destacándo además su periférico conocido como Netlink, un módem para jugar en línea los juegos que lo permitían (y en los 90). En el caso de Mega Drive, aun hay compañías que sacan “clones” de esta consola.

Sega Dreamcast: la joya con la que Sega buscó su retorno a la guerra de consolas: pionera en los 128 bits. A pesar de su calidad y sus buenas ventas, solo duró 4 años.

El todo o nada fue con su última consola y la que, personalmente, considero una verdadera joya y un verdadero salto adelante: Sega Dreamcast, la cuál fue desarrollada en conjunto con la compañia electrónica Hitachi y Microsoft (si, Xbox tomó muchas ideas de lo que fué Dreamcast). Esta consola si podemos catalogarla como joya. Fue la primera en 128 bits, que mejoraban enormemente el rendimiento. Tiene una historia muy interesante, pero larga de contar y explicar en detalle (daría para otro post). Su lanzamiento fue el 27 de Noviembre de 1998 en Japón. A estos lares llegó a finales de 1999. Técnicamente muy superior a todas las consolas en boga entonces, no solo duplicaba los bits de la N64 y cuadruplicaba la de PSX1, si no que sus juegos eran almacenados en discos ópticos de 1 gigabyte (GD-ROM) y tomando en cuenta que los discos duros de los PC de entonces contaban con 2 GB de espacio, fue un verdadero salto adelante. Su diseño era casi compacto y fue oficialmente la primera consola con un módem incorporado para conexion a internet, ya sea para jugar en línea o navegar en internet e inclusive ofrecía soporte en línea, algo impensado para la época (hablamos de 15 años atrás). Uno de sus primeros juegos fue Soul Calibur de Namco, quien hasta ese entonces, solo desarrollaba para Play Station. Eso demostraba el entusiasmo inicial. Sin embargo Sega, ya no podía con las deudas generadas por los fracasos anteriores. Después de una reestructuración y con la arremetida de PS2 de Sony, Dreamcast dejó de producirse en 2004, aunque aun es posible encontrarse una que otra consola por alguna tienda perdida por ahí o en Internet. Sega decidió dedicarse 100% al desarrollo de juegos y software. Hubieron tentativas de una Dreamcast 2 pero se desechó por los vaivenes de la compañia.

Aquí termina mi primera intervención. El próximo post corresponderá a los juegos emblemáticos y a lo que se dedican ahora.  No es malo recordar que, a pesar de que ahora pasa desapercibida, SEGA continúa en la senda del videojuego y se niega a desaparecer. Nos vemos en la segunda parte.

@hpollack95

0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.