[REVIEW] El Padrino: El Imperio Corleone

En El Padrino: El imperio Corleone, los jugadores controlan a diferentes familias que compiten por el dominio en la hermosa e intrigante Nueva York de la década de 1950. Los jugadores mandan por toda la ciudad a los miembros de su familia y sus gánsteres para que coaccionen a los negocios con el propósito de obtener dinero, mercancías ilegales y otros beneficios. ¿Preparado para ser el nuevo capo de la ciudad?

N° de Jugadores 2 – 5 Jugadores (Mejor 4 y 2)
Restricción de edad 14+ años
Tiempo de Juego 60 a 90 min. Aprox.
Categoría Estrategia, Miniaturas, Mafia, Economía, Basado en Cine & TV, Control de Territorio, Gestión de Trabajadores
Fabricado CMON
Editado Edge Entertainment
Distribuido Edge Entertainment
Año de Publicación 2017
Autores Eric M. Lang
Ilustraciones Karl Kopinski

 

 

Contenido

Cartas Tamaño
32 cartas de Mercancía Ilegal 63,5 x 88 mm
18 cartas de Aliado 63,5 x 88 mm
44 cartas de trabajo 63,5 x 88 mm
120 cartas de dinero 63,5 x 88 mm
34 miniaturas de gran detalle
1 miniatura de Coche de policía
1 ficha de Cabeza de caballo
45 fichas de control
5 maletas metálicas
1 tablero de juego
12 indicadores de Negocio
1 libro de reglas

NOTA 1: Agradecemos encarecidamente a Skyship Distribuidores por entregarnos la copia de este juego. Lo que nos permite entregarles esta review. Visiten www.skyship.cl para conocer más.

NOTA 2: Recomiendo ENCARECIDAMENTE que se ponga audífonos y le ponga PLAY al siguiente reproductor antes de seguir leyendo. NO DIGA QUE NO LE AVISÉ

El Padrino (The Godfather) creo que es una de las películas más conocidas por el mundo entero. Tanto si la ha visto o no, es claramente un fenómeno transversal y un clásico del séptimo arte por excelencia. Miles y miles de personas se maravillaron en la pantalla con las soberbias actuaciones de un joven Al Pacino interpretando a Michael Corleone, hijo del más peligroso capo de la mafia, Vito Corleone, el cual está interpretado por un alucinante Marlon Brando, el cual se manda el papel de su vida. Tremendas actuaciones además de James Caan, Robert Duvall, Richard Castellano, etc. Y todo esto dirigido por un inspiradísimo Francis Coppola, y escrita por el autor del libro del mismo nombre, don Mario Puzo.

Debo reconocer que es mi película favorita, por lejos. No creo que exista película que se le compare y digan lo que quieran pero la mejor película de todos los tiempos sin lugar a dudas es El Padrino (la primera, la del año 1972, la más emblemática). Podemos discutir todo lo que quieran si la segunda o tercera parte son buenas o malas películas, todo lo que quieran, sin problemas. Pero con la primera… ¡NO!, no hay puntos de discusión. El Padrino es la mejor película de la historia y punto. He dicho… ¡CASO CERRADO!… Sea cortés, ande con cuidado, edúquese lo más que pueda, respete para que lo respeten. Y que Dios nos ampare (Gracias Dra. Polo por tanto).

Aclarado el punto de mis preferencias cinematográficas, comprenderán porque al momento que vi que Cool Mini Or Not (CMON) tenía la licencia de El Padrino para realizar un juego de mesa y que el diseño corría por cuenta del señor Eric Lang (mismo hombre a cargo de joyas como Blood Rage, Arcadia Quest, Star Wars: The Card Game y A Game of Throne: The Card Game), entonces comprenderán que fue una oferta que no pude rechazar.

Quiero destacar mi impresión al momento de que el juego estuvo en mis manos. El diseño de la caja (o cajón de frentón) es genial, el color negro y la figura dibujada muy prolijamente de Marlon Brando en la portada es sencillamente espectacular, la caja es bastante pesada, por lo que denota a que tendrá buenos y muchos componentes. Y no me equivoco, el número de cartas (sobre las 150), las cajas metálicas, el tablero (de cartón muy grueso y con excelente detalle), y las fichas dejan pasmado. Pero llegas a las figuras y WOOOUU!… CMON lo hizo otra vez. Un nivel de detalles avismante, un material espectacular y un estilo tan definido que te dan ganas de darles mucho amor a esas miniaturas. Pero como no todo es perfecto, creo que. en las cartas, la figura de Marlon Brando sentado con el gato, ya no puede estar más repetido, está en todas las contracara de las cartas, en todas las cartas de trabajos, en la caja, en el manual, en todos lados. Amo esa fotografía, la tengo en forma de cuadro en mi dormitorio, cuando joven estudiante tenía un cuaderno con esa foto, tenía una polera con esa foto (una de mis primeras poleras con estampado). Ya basta. Además las imágenes que representan las mercancías ilegales son tan opacas y minimalistas que te dejan con un gusto muy a poco.

Pero vamos a los que nos convoca… de que trata este El Padrino: El Imperio Corleone.  Como buen juego de mafiosos, tu objetivo es controlar la ciudad de New York de los años 50, cumplir con trabajos ilegales usando mercancías ilícitas y llenar tus bolsillos con la mayor cantidad de dinero posible. El que obtenga mayor fortuna al final de la partida, ganará. Todo esto se realizará en cuatro actos (que son los cuatro actos más importantes de la película: La Boda, El Territorio, La Muerte de Sonny y La Traición) donde durante dichos actos, deberás coartar una tapadera de determinado negocio, matar a los gansters contrincantes, y influenciar los diferentes distritos de New York.

Y acá empieza mi principal pero de este juego. Si bien el juego se llama El Padrino: El Imperio Corleone, lamentablemente es justo decir que si buscas un juego que imite la trama o incluso te permita  crear nuevas historias dentro del universo de la película, entonces quedarás profundamente decepcionado. Pareciera que el contenido de este juego evoca más al sentimiento de lo que es El Padrino, aunque en un sentido bastante amplio. A decir verdad, y siendo súper sinceros, este podría a ver sido un juego de mafia, y omitiendo la licencia de El Padrino, y funcionaría de igual forma. Por lo que siento que la licencia de la película y todo el peso que tiene esta misma,  está muy desperdiciada, lo cual no significa en lo absoluto que el juego sea malo, ni mucho menos. Si no que no te hace sentir como si estuvieras en la película, y, digamos, era todo el punto ¿o no?

Sigamos con los componentes. Para empezar, cada jugador recibirá su propio set de miniaturas compuesta por algunos matones (gansters) y varios miembros de su familia (representada por color de base), así como una hermosa lata hecha para parecerse a una maleta en la que estarás escondiendo tus trabajos realizados y el efectivo que vayas ganando durante todo el juego. Además de eso, hay tokens de control apilables, así como un token de cabeza de caballo de plástico para comprobar quien es el primer jugador, un auto para indicar la fase actual y una miniatura de Don Corleone de las películas de El Padrino para chequear cual es el acto actual.

Lo primero que nuestros mafiosos amigos tendrán que hacer en un acto es agregar nuevos negocios que ya explicaremos para que sirven. Hay negocios impresos en el tablero y los que debemos agregar están en cartón troquelado. Debemos agregar una loseta de negocio en el espacio asignado. Una vez realizada esta acción viene lo bueno. Es el momento en que los jugadores deben turnarse para enviar gansters y familiares a la ciudad de Nueva York para “matonear” los negocios, ganándose el alcohol, las armas, el dinero manchado y los narcóticos para poder realizar trabajos que actúan como tu principal forma de ganar dinero en efectivo. Tus gansters básicos (los de base cuadrada) pueden aparecer en el único espacio cuadrado de cualquier negocio en el tablero con el fin de usar la fuerza en el frente del negocio, ganando lo que se muestra en la parte inferior de los negocios.

Los miembros de la familia (base redonda), sin embargo, son mucho más influyentes y poderosos, por lo que en lugar de ubicarse en un solo negocio, obtienen sus propios espacios circulares en el tablero que se sientan entre dos o más distritos, siendo el distrito las áreas diferentes que Nueva York se divide,  y por lo que estas constantemente luchando por obtener el control. Cuando insertas a un miembro de la familia en el tablero, no solo influirán en varias áreas del mapa, lo cual es importante más adelante, sino que recibirán la mercancía o recompensa de la parte trasera de cada negocio en todas las regiones adyacentes, lo que te permitirá obtener un gran número de cosas. En un solo espacio, por ejemplo, es posible obtener cartas o acciones de un total de seis negocios, lo que de hecho es un montón de cosas.

¿Y que carajos hago con tanto dinero y mercancías ilegales? Pues simple, completar trabajos. En lugar de colocar a un miembro de la familia o un ganster en tu turno, puedes optar por completar una carta de trabajo (comienzas siempre con dos trabajos en la mano y muchos negocios te permiten robar más del mazo de trabajos) de tu mano o de las disponibles públicamente en el costado del tablero que se van reponiendo al comienzo de cada nuevo acto. Para completar uno, simplemente descarta las mercancías ilegales que aparecen en el costado izquierdo de la carta de trabajo, antes de reclamar los beneficios en efectivo y una acción especial, como disparar y matar un ganster / miembro de la familia de alguien para liberar espacio en el tablero o incluso robarle dinero a otro jugador. En un toque encantador y casi melancólica, cualquier figura que sea asesinada es arrojada al río Hudson hasta el comienzo del siguiente acto (Esto me recordó al Valhalla de Blood Rage también).

El efectivo es importante porque es la forma de ganar el juego, esencialmente actuando como puntos de victoria al final del juego. Sin embargo, hay un pequeño problema; al final de cada acto se debe rendir homenaje a Don Corleone descartando hasta la cantidad indicada de cartas, y teniendo en cuenta que este es un juego en el que recogerá montones de cartas para deshacerse de algunas es una de las cosas que le dan una perspectiva desafiante. Aquí es donde entran en juego las preciosas maletas, ya que se utilizan para sacar dinero de tu mano, y solo el efectivo almacenado en estas latas con bisagras cuenta al final del juego, un toque temático agradable, ya que básicamente ocultas tus ganancias al Don antes de que el pida su tributo, bien logrado ese punto. Para ocultar tu dinero solo necesitas poner a un ganster o miembro de la familia en un negocio que tenga el icono de la maleta, momento en el cual puedes elegir una carta de efectivo de tu mano, enseñarla a tus contrincantes y guardarla en el maletín. Debes elegir sabiamente, porque muchas cartas de trabajo permiten a otros jugadores robar dinero de tu maleta, y como ya sabemos, antes de colocar efectivo dentro de la lata, debes mostrarlo abiertamente a todos los demás jugadores, lo que significa que si solo partes colocando los billetes grandes de $ 3 o $ 5 es probable que te apunten a ti por sobre a nadie más. Y nadie quiere ser el blanco de todas las otras familias.

Una vez que todos hayan terminado de colocar a sus familiares y matones, pasamos a la siguiente fase del juego; Control de territorio. La ciudad de New York está dividida en varios segmentos, y para determinar quién controla cada segmento en cada turno, debes contar cuántos de los matones de cada jugador se encuentran actualmente dentro de dicho territorio y cuántos miembros de la familia están adyacentes. Esta es una de las principales razones por las cuales los miembros de la familia son tan importantes, porque pueden contar para el control de varios pedazos de territorio a la vez. Por cada sector de territorio, ves quién tiene la mayor influencia y luego los jugadores marcan con uno de sus marcadores de control en el tablero o encima de los marcadores que ya hayan puesto tus contrincantes con anterioridad, lo que indica que actualmente son los jugadores a cargo. Esto tiene dos beneficios; En primer lugar, cada vez que un jugador ataca la parte delantera de un negocio en un área de territorio que controlas, también obtienes los beneficios y, en segundo lugar, durante la puntuación final los jugadores obtienen dinero extra por cada pieza de territorio que contenga más marcadores que los demás.

Esta colocación de trabajadores y el control del área se combinan para crear algunas decisiones divertidas que debes tomar.¿Colocas a un ganster o miembro de tu familia para obtener lo que necesitas para un trabajo ahora o consideras renunciar al efectivo o mercancía inmediata a cambio de obtener el control de un área para la siguiente ronda o asegurar el dominio durante la puntuación final? Como cada territorio que dominas al final del juego vale $5, por lo que puede ser una decisión difícil a la que tendrás que enfrentarte.

La penúltima fase antes de rendir homenaje al Don es una oportunidad para que los jugadores ofrezcan efectivo de su maleta en una serie de cartas aliadas que se colocan al comienzo de cada nuevo acto. Estos se hacen más potentes a medida que avanza el juego y le otorgan algunas habilidades diferentes, como el Productor de Hollywood que te entregará $ 5 por cada territorio que controles actualmente, una carta que potencialmente puede cambiar el juego cuando se usa correctamente. Si bien, los aliados, se mantienen en tu manos y por lo tanto están sujetos a tener que pagar tributo al Don, pero con la ventaja que puedes mantenerlos en tu mano y reutilizar habilidades una vez por acto. Por lo que o puedes entregarlo al Don cuando ya no lo necesitas o puedes ocupar sus habilidades hasta que te canses, a veces es difícil decidir. También aprecio cómo se maneja la “puja” en secreto por adquirir estos aliados (en verdad son sobornos), debes hacerlo poniendo la cantidad elegida en la tapa de su maleta antes de que toda la mesa revele su oferta simultáneamente. Quien haya decidido gastar más dinero obtiene la primera selección de los aliados disponibles. Ahora, como son solo 4 aliados (en partidas de 5 jugadores. 3 aliados para partidas de 4 jugadores y así sucesivamente), obviamente 1 queda fuera de la puja, y para este tacaño jugador no todo está perdido, el no pierde el dinero que puso en la puja, y todos los demás que ganaron, si.

En resumen, estamos ante un juego de mafia, con colocación de trabajadores, pujas secretas y con mucho realización de trabajos para hacer daño al rival, siempre que no le quites el ojo a tus contrincantes por que es muy importante que están haciendo y que no. Por lo que, a mi me parece un juego que no aburre absolutamente en ningún segundo, ya que tienes que estar muy pendiente del tablero, de lo que se va poniendo en él y lo que no, de lo que tienes en tu mano y lo que está haciendo tu contrincante en su turno, por lo que no te puedes desconcentrar con el celular, o yendo a buscar algo para comer, o ir al baño entre tus turnos. Es algo que me encanta en este tipo de juegos, el no poder pestañar en ningún momento, por que si lo haces pierdes, así de simple.

Otro de los puntos fuertes de este juego es, a pesar de su intimidarte apariencia, es un juego muy simple de explicar y muy fácil de jugar, creo que esta muy logrado la simpleza de las reglas, de los turnos, de la forma de juego. Se explica en 10 o 15 minutos y la partida dura al rededor de 60 a 90 minutos (excepto si alguien en la mesa es más lento o más maniático y piensa muy bien sus jugadas). Pero es un juego muy liviano, que disfrutarán casi todos los que conocen de memoria estas mecánicas o los que recién se están introduciendo.

En general, puedo decir que si bien, tiene algunas cosas que no me gustaron del juego, otras que esperaba más, en líneas generales El Padrino: El Imperio Corleone, es un gran juego que te entregará varias horas de juego, hará despertar tus sentidos más gansters y te volverás un mafioso de tomo y lomo. Al final de cuentas, será una oferta que no podrás rechazar…

Y tú, ¿Ya lo jugaste?, ¿Te gustaría probarlo?, ¿Que te pareció?…  Recuerda dejarnos tus cariños en los comentarios y recuerda, tus comentarios son mi sueldo.

Nos vemos en la próxima

 

2 Comments

  • David Tramon

    Se agradece un review sin pretenciones catedráticas de esas que abundan en la red. Sencilla y al hueso, de rápida y entretenida lectura!

    Un abrazo y sigan asi!!

  • Luchozzy

    Muchas gracias @David Tramon, por tu comentario. Tu gesto nos ayuda mucho a seguir en la linea que estamos tomando y rumbo que queremos emprender. Además queremos pedir que sigas leyendo nuestras noticias, unboxing y reviews. Para nosotros sería lo máximo.
    Una vez más gracias y esperamos verte más seguido por acá.
    Un abrazo!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.