[REVIEW] PES 2018 (PS4)

PES 2018 retiene la inmediatez y el control total de la serie por la que es famoso, pero con un nuevo aspecto visual y operativo y una de las experiencias de juego más realistas en el mercado.

El control es fundamental en un partido de fútbol, y PES 2018 mantiene la inmediatez y el control total que hicieron famosa a la serie, junto con nuevas optimizaciones que perfeccionan su autenticidad. Los partidos se juegan a un ritmo más realista, mientras que un nuevo sistema estratégico de amagues ofrece mayor control de cercanía, incluida la protección contextual para cuidar la pelota.  PES 2018 es el mejor juego de la serie de los últimos años gracias a su sólida y dinámica jugabilidad que ofrece diversión y entretenimiento.

Es por eso que en PES 2018 lo primero que notas es una reacción mucho más responsiva de los jugadores que controlas ante los movimientos que haces en el mando. También se ha sumado a una reducción ligera de la velocidad a la que se mueven los jugadores. Esto hace que debas de pensar mucho más tus jugadas y aproveches de mejor forma las habilidades de tus estrellas.

De manera similar, los movimientos simples de la palanca de control pueden usarse para hacer contoneos y trucos diseñados para confundir a los defensores. KONAMI también ha implementado un proceso REAL Touch +, en el que los jugadores reaccionan para recibir un balón usando las partes del cuerpo permitidas, como el pecho, la cabeza y las piernas, para controlar los pases según la altura y la velocidad que lleva el balón. Además, se han rediseñado por completo todas las rutinas de jugadas a balón parado, especialmente la forma en que se patean los penales, así como la rutina de saque inicial de un jugador.

PES 2018, privilegia mucho el toque de pelota. El punto es encontrar un equilibrio, sacarle juego a tus piezas en el campo y buscar espacios en la defensa rival. A esto se suma que el balón se siente más pesado, lo que complica un poco los pases y los disparos, haciendolo más auténtico y realista. Tanto en los centros, los vuelos y hasta en los rebotes. Pese a esto, el juego no es más difícil, sino que se siente mas intuitivo y natural.

La cantidad de movimientos que puedes realizar, así como las animaciones y reacciones por parte de los jugadores se sienten mucho mayor que en la entrega pasada gracias al motor FOX ENGINE. El ver a los jugadores correr, barrerse y disputar la pelota deja una sensación mucho más realista y bien lograda.

De acuerdo con la manera en que realices el pase, el marcaje que tenga el receptor o el pasador, así como la parte del cuerpo con la que el servicio sea recibido, será la manera en que éste será aprovechado por el jugador. Tendremos mayor control de cómo movemos el balón lo cual aunado al ritmo de juego modificado tenemos una experiencia satisfactoria.

La inteligencia artificial se comporta muy bien, pues la defensa se organiza mejor y las asistencias al momento de establecer una estrategia se atienden de buena forma. Por otro lado, también podrás notar desmarques más oportunos. En cuanto a los equipos rivales, estos se comportan de acuerdo a sus posibilidades. Entre más alta sea la dificultad, va a ser más difícil hallarle hoyos a las costuras de la formación, aunque a la larga las posibilidades de cada escuadra se tornan un poco previsibles. Eso sí, se adaptan y responden a cómo juegas.

PES 2018 también presenta un nuevo sistema REAL Capture que ofrece una iluminación realista para juegos durante el día y la noche, así como también para 20 000 componentes que han sido recreados fielmente, entre los que se encuentran el césped, los túneles y las áreas de los alrededores de los estadios, lo cual hace que estadios como el Camp Nou y el Signal Iduna Park se vean como sus contrapartes en la vida real: ambos están exclusivamente en PES 2018. Las características individuales de la forma en que los jugadores se mueven, se preparan para patear y hacen pases también se asemejan más a la vida real, ya que KONAMI capturó a los jugadores en movimiento dentro de entornos realistas en una revisión total del sistema de animación del juego. También se han retocado los movimientos centrales, como caminar, girar y aquellos relacionados con la postura. De igual forma, los modelos de jugadores ahora presentan una mayor variedad y se prestó más atención a la forma en que los uniformes encajan en las diferentes características físicas. Los acuerdos de KONAMI con los equipos asociados también permitirán que se vean los tatuajes recreados en algunos jugadores.

PES 2018 ofrece una amplia selección de modos de juego entre los que destacan Partido de selección al Azar, con nuevas características, juego cooperativo 2v2 y 3v3 online y local, y la clásica Liga Máster y que tiene una nueva dificultad más desafiante, mejoras en su sistema de transferencias y novedades en su presentación.

También sigue la mítica Ser Una Leyenda, que no tiene la fuerza del modo historia de FIFA y myClub que es uno de los más jugados por la comunidad y que permite crear un equipo desde cero, destacando que se han incluido nuevas Leyendas como David Beckham y Diego Armando Maradona. Se mantienen los clásicos modos como Partidos Amistosos, Champions League, Entrenamientos, Copas, Campeonatos y Enfrentamientos en línea, incluyendo Versus, Divisiones, Cooperativo y PES League.

En cuando a los comentaristas dependerá del país en que se encuentren, en español están los argentinos Rodolfo de Paoli y Diego Latorre, los chilenos Claudio Palma y Aldo Schiappacasse por primera vez oficialmente en un juego, y los mexicanos Luis García y Christian Martinoli. La banda viene con artistas como Blondie, Chainsmoker, Bruno Mars y Linkin Park, pero es bastante corta.

FINALMENTE:

PES 2018 es excelente para fans de la serie y muy bueno para partidas rapidas, pero sigue quedando al debe con licencias de clubes deportivos mas conocidos. Su apartado grafico y jugabilidad ha subido en gran calidad frente al juego del año anterior, pero frente a su competidor directo, queda corto de modos de juegos mas novedosos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.