Connect with us

Nintendo

[REVIEW] The Eternal Castle Remastered

Published

on

Existe ese período de tiempo en el que los juegos de una determinada época se sienten como específicas obras de arte. Para cualquiera que haya tenido la oportunidad de jugar Prince of Persia, Another World, Flashback y similares, esos títulos maravillosamente angulares que tienen una historia y una gravedad detrás de ellos que provienen del desarrollo de ideas y sueños que, en ese momento, estaban más allá de las capacidades de expresión de la tecnología, entenderán a la perfección el sentimiento y el gran trabajo que hay detrás de este clásico ochentero.

Para algunas personas, una remasterización es la opción clara de tomar esas fantásticas nociones y reutilizarlas en una resolución más alta, con más control y píxeles. Para otros, es importante preservar la herencia de todo y dejar el juego sin cambios. Estas nociones son la razón por la que existen juegos como The Way y The Fall: reconocen la destreza que se utilizó para crear aventuras surrealistas y memorables cuando la ambición estaba limitada por el alcance de los bits y los pixeles.

page1image3818336

Una Aventura/Plataforma Cinematográfica

Para las personas detrás de The Eternal Castle Remastered, debieron tener en cuenta que la historia detrás del nacimiento de esta experiencia es casi tan importante como el juego en sí. Decididos a crear un cuento en línea, los creadores (Leonard Menchiari, Daniele Vicinanzo y Giulio Perrone) se han esforzado mucho para crear la noción de que se trata de una versión remasterizada de un juego de 1987. Hablamos de un subgénero de aventura que ha perdido fuerza con los años: el de Plataformas Cinematográfico, juegos relativamente realistas, con una jugabilidad centrada en el ensayo y error, animaciones muy elaboradas y una narrativa simplista. Hay un nivel al más puro estilo de Blair Witch Proyect (El proyecto de la bruja de Blair), que invoca tantas pequeñas referencias que inevitablemente te lleva a la conclusión de que este era un juego que todos, de alguna manera, nos perdimos pero que definitivamente existía, siendo casi obligatorio agradecer que TFL Studios lo haya traído de regreso.

 

page3image3825952

 

Una historia simplista, pero gloriosa

La trama de The Eternal Castle Remastered es deliberadamente complicada y obtusa de discernir, tanto en el contexto del juego en sí como en la presentación (nuevamente, juegos remasterizados de los 80). Lo que puedo deducir por lo poco explicado al principio, en textos dificilísimos de leer producto del arte antiguo y difícil de plasmar en los televisores actuales es que estamos en un futuro post-apocalíptico en el que una buena parte de la humanidad ha huido de la Tierra porque es un infierno nuclear, y la gente vive en su mayoría en “Ecosferas” autosuficientes, orbitando como satélites alrededor de la Tierra. De vez en cuando, las unidades Scavenger deben ser enviadas a la Tierra para recolectar varios materiales para ayudar a que las Ecosferas sigan funcionando, pero una unidad Scavenger llega tarde… demasiado tarde (justo la unidad donde tu esposa, se encontraba allí). Tú, el protagonista, has decidido bajar a la superficie a rescatar la unidad porque, en tus propias palabras: “O me voy o se muere”. Es perfecto, tiene esa vibra de la vieja ciencia ficción de los 60/70, con todo el mundo tóxico creando una aventura mucho más grandiosa que requiere que explores cuatro áreas sorprendentemente grandes, incluido el Castillo Eterno.

page4image1820864