Miércoles, Septiembre 19

[MOVIE REVIEW] Bright

En Los Ángeles, en medio de tensiones territoriales entre especies, un policía humano y su compañero orco encuentran un poderoso objeto. La guerra profetizada comenzó.

 

Director: David Ayer
Productores: David Ayer, Sarah Bowen, Eric Newman
Elenco: Will Smith, Joel Edgerton, Noomi Rapace
Distribuidora: Clubhouse Pictures, Overbrook Entertainment, Netflix
País: EE.UU.
Año: 2017
Genero: Thriller, Acción, Policial, Fantasía.
Duración: 117 min.

 

NOTA: Trataré de que esta opinión sea libre de Spoilers 🙂

Hace un tiempo que vengo diciendo a mis amigos, conocidos, compañeros y quien se me cruza por delante que siento que Netflix se a puesto bien los pantalones y que, aunque apuesta arriesgado al publicar películas y series “originales” (o en verdad no secuelas de alguna taquilla), es una apuesta que al consumidor de contenidos medio, agradece, ver cosas nuevas en pantalla, aunque sea poco, siempre es bueno.

Hollywood en general, hace varios años, se conformó con la secuela del éxito ochentero o noventero, y sobrevendieron muchas hermosas franquicias al limite de agotarlas y exprimirlas hasta que no quede polvo que exprimir. No digo que todo sea malo, siempre es lindo el “recodar tiempos mejores”, como por ejemplo con lo que se hace con Star Wars, Jurassic Park. Independiente si algunas las aman y otros las odian.

Bueno, volviendo al contenido original y específicamente con Bright, siendo objetivo, creo que es una cinta liviana, tranquila, un paseo… algo así como un videoclip de un rapero de turno, bien pop, pero con una cultura de fantasía en un mundo irónico de los años 80, con paisajes que resultan realistas pero instalados en ciencia ficción.  Algo que en verdad es bien simple y que no requiere un gran intelecto para entender para donde va la película.

Llamenlo la distopia del momento, pero la virtud general de la cinta es su adhesión a una realidad moderna que no se muestra crudamente pero se muestra y es algo rescatable. El film hace esto a través de un medio predecible y muy seguro: Will Smith. Su tremendo carisma que emplea como el canoso policía Daryl Ward es palpable, incluso tiendes a recordar a Mike Lowrey, el famoso personaje de Bad Boys, pero en este caso, cansado del mundo, que no acaba de asentarse, y falto de esperanza extrema.

Bright es un cliché pero con un interesante giro: las criaturas mágicas que todos recordamos de cuentos y relatos de ciencia ficción ahora son reales, formando nueve razas que habitan la tierra. En la cinta nos encontramos con 4 razas, el 1% de la población más adinerada, cool, bella y genial son los Elfos. En terreno medio se encuentran los humanos y en la parte inferior de la cadena se encuentran los orcos, que escuchan metal y tienen pandillas y son como el gueto.

Los graffiti de su lucha contra la opresión llenan las sombrías paredes de los barrios bajos de todo Los Ángeles, mientras los orcos tienen una gran disputa con la policía, y claro, los elfos ricos alegremente están en su territorio. Los orcos no miran a los ojos a los elfos y ellos son conserjes, empleados o criminales. Un poco como la situación actual de Los Ángeles, donde en un extremo de la ciudad están los negros y latinos, y al otro el sector más adinerado, creando el South LA y el East LA.

Bueno toda esta historia comienza con el personaje de Will Smith siendo atacado por una escopeta recortada mientras su compañero, un Orco que es el primero de su clase en ser policía, le compra una especie de burrito. Sobrevive, pero las cosas empeoran rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, todo se convierte en un mundo completo contra Daryl Ward (Will Smith) y Nick Jakoby (Joel Edgerton) recordando a las cintas estilo Escape From LA o 48 Hours.

Y el gran meollo del asunto es una varita mágica, si, varita, estilo Harry Potter, si. Un objeto de poder incalculable e inimaginable, la cual esta protegida por la “Federación de Magia“. Claro, porque las únicas personas en el Tierra que pueden empuñar estas varitas mágicas fluorecentes son los brillantes, que son como los magos de nuestros tiempos. La única forma de saber si eres un brillante es intentar levantar una vara mágica. Si no estallas inmediatamente en llamas, entonces eres uno. Felicidades.

Todos están cansados de Nick. Racistas en todas partes, los otros policías molestan a Darly por dejar que un Orco viaje en su misma patrulla. Pero Nick no es un orco común, es un especie de desertor, se quito sus colmillos, no tiene sangre directa de Orco. Es decir, no ha sido reconocido por ningún clan de Orcos y como digno de destacar: es un ser que sería muy respetado por la comunidad, pero es Orco. Pero el esta decidido en encajar en un mundo que lo desprecia tan solo por existir.

Y me imagino que ya saben para donde va esto. La famosa varita, fue robada por una elfa que trata de huir para salvar al mundo, ya que dicha varita la quieren ocupar para revivir al Señor Oscuro, tal cual, y esta elfa pertenecía a la federación y se dio cuenta que querían realizar este horrendo acto, cuando justo se topa con nuestros héroes. Pero esto no para, un clan de Elfos que buscan esta varita mágica, un grupo de policías corruptos angustiados por el poder de la varita mágica también quiere para ellos el poder  y los Orcos que eligieron mal el bando y son como los matones que creen que con la varita sus problemas se resolverán. Y claro,  nuestros héroes, al medio de toda esta locura por obtener el objeto lo cual genera una carrera frenética porque la vara no caiga en malas manos.

Sin embargo, la disposición de Bright para representar un LA con cicatrices y la capacidad de Will Smith para hacer un papel de forma virtuosa, hace que Bright brille. Y, al final del cliché de la película y la simplicidad del guión no te decepcionan, te gustan y te dejan con ganas de más. En un mundo actual, donde el tema del abuso, el ver solo nuestra visión de las cosas y la nula empatía con el resto son pan de cada día; el tema del bien contra el mal se aplica tan fuertemente aquí que se convierte en lo que se desea, que reemplace la extravagancia de los eventos actuales.

Es probable que la única vez que una historia así sea creíble es en esta cinta. Tal vez Smith tiene razón. Tal vez esta es la purga; la oscuridad antes del amanecer. Y tal vez Bright tenía (y tiene con la confirmación de la secuela hace pocas horas) grandes planes. Planes tan grandes que hasta el guión de Max Landis jamás llegará a alcanzar. Pero, tal vez, ahora, lo más importante es que el héroe se ponga los pantalones y le ponga final a esto. Por que todos tenemos alguna profecía que cumplir.

One Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.