[REVIEW] Call Of Duty Black Ops 4

Black Ops 4 abandona completamente la narrativa y los modos campañas para ofrecer la mejor experiencia multijugador.

Black Ops 4 es una experiencia completamente en línea con tres opciones de juego: el robusto y profundo multijugador que es sumamente popular, el modo zombies que es el sello e insignia del estudio con ya 10 años de historia y Black Out, que es su propia versión del tan popular Battle Royale que reina en la actualidad.

Call of Duty Black Ops 4 es una de las mejores ediciones que ha tenido la franquicia y, por mucho que me duela tener que decirle adiós a todos esos momentos que disfrutaba de sus campañas, es comprensible que hayan querido virar hacia lo que más garantías les ha dado desde siempre. Crear una experiencia multijugador tan sólida como entretenida.

Modo multijugador online

A primera vista, el modo online de Black Ops 4 se refugia en los pilares de la saga: enfrentamientos muy rápidos, en mapas de tamaño medio o pequeño (con el característico diseño de tres calles y dos niveles) y grandes niveles de personalización y progreso (con sus correspondientes niveles y prestigios). Pero la experiencia ha evolucionado de un modo sutil, tomando elementos de los “hero shooter” como Overwatch y volviéndose más estratégico.

Nos encontramos con 10 especialistas únicos (algunos son nuevos como Crash, Recon o Torque y otros están tomados de Black Ops III como Ruin, Seraph o Firebreak), que cuentan con un papel en la batalla. Por ejemplo, Crash tiene el papel de “médico” y dos habilidades únicas que le permiten curar y repartir suministros a sus camaradas, Ajax puede desplegar una barricada y usar el escudo balístico, Recon puede lanzar un pulso que delata la posición de los enemigos o lanzar un sensor, que nos revela si están en una zona del mapa. Cada uno de ellos es una pieza clave del equipo, y tienen habilidades complementarias.

De este modo, no hace falta que seamos expertos de “run and gun” para desempeñar un buen papel en la partida, porque también podemos dedicarnos a defender zonas, o apoyar a nuestros compañeros más ofensivos. Cada personaje se puede personalizar con seis clases predefinidas o una “custom class”, que sigue el sistema pick 10, es un modo de ajustar el equipo y los perks (las ventajas) de nuestro personaje, de acuerdo a nuestras necesidades.

Jugamos el tutorial Zombies

Los zombies

Notablemente más desafiante pero lamentablemente un punto por debajo en lo que a originalidad e ideas se refiere, el catálogo de zombies de esta edición es casi lo que todo fan de este modo podría desear. Incluso reciclando escenarios con un más que notable lavado de cara al mapa de Alcatraz de Black Ops 2, consigue lo que se propone: generar momentos de lo más locos y retorcidos en solitario o en compañía.

Los Zombies sin duda son un añadido muy interesante que como en todos los juegos con sello de Treyarch, se superan en cada edición. Tres mapas de lanzamiento y uno ya disponible si tienes el season pass conforman un modo de juego que se ve gráficamente más pulido que el multijugador tradicional, plagado de secretos, easter eggs y posibilidades a futuro, y que sin duda ya es un piedra fundamental del nuevo esquema de Call of Duty.

Lo que no me esperaba de este de Black Ops 4 es su nuevo titulo  Blackout. No sólo se mantiene firme sobre sus dos pies, también se permite el lujo de incluir vehículos o crear uno de los mapas más interesantes y detallados del género. Ojalá todo se viese aún mejor, claro, pero si le flojean las piernas en lo visual para poder mantener una estabilidad a nivel de imágenes por segundo, bienvenido sea.

Probamos jugar con Teclado y Mouse en #XboxOne

Blackout el nuevo Battle Royale de Call Of Duty

Vamos con Blackout. La verdad es que no tenia fe a este genero, sin embargo me ha tapado la boca ofreciendo una versión del género fantástica es algo que solo se puede comprobar jugando y probandolo.

Por rendimiento y aspecto visual mucho más cuidado se coloca por delante de PUBG, donde los fans del juego de Bluehole pueden afirmar sin miedo que su opción favorita funciona mejor en lo táctico y “simulador”.

Sin embargo hay algo aún más clave que todo eso que supone la gran diferencia entre los dos titanes del Battle Royale y este intento de Treyarch, el escenario. Pese a contar con un mapeado más pequeño, la acción se desarrolla en entornos mucho más variados y bien trabajados que en los otros dos juegos.

No sólo por la verticalidad que ofrece, también por lo bien llevado que está lo de modificar mapas antiguos de la saga para incluirlos aquí como puntos de interés. También porque no se quedan en lo fácil del copia y pega, sino que adaptan ideas y las hacen crecer a límites insospechados como el de incluir un parque de atracciones secreto en plan tren de la bruja bajo las casas de Nuketown.

La única duda, y también en el que todo lo bueno de este Blackout puede acabar tirado por tierra si no son inteligentes, es cómo van a saber mantenerla atención en un mapa que, comparado con el de la competencia, debería estar en constante evolución (o con más versiones) para generar atención a largo plazo. Al final esa es una de las bazas principales de juegos como Fortnite.

Quizás la única pega que se le puede sacar a este nuevo modo de juego es que el balanceo de algunas armas es contraproducente en ciertos puntos del juego, pero nada que la compañía no pueda solucionar con una actualización silenciosa del juego. El clima dinámico, que está en camino, puede ser también un añadido interesante, pero lo cierto es que la base que tiene Activision para potenciar su Battle Royale es sobresaliente en todos y cada uno de sus aspectos jugables.
Activision y Treyarch por fin ponen sobre la mesa un Call of Duty que nos entrega un: multijugador puro, sin añadidos superfluos y una base con un enorme potencial para el futuro de la franquicia. Si dejamos de lado el apartado gráfico que es ampliamente mejorable, nos quedan tres modos de juego –multijugador clásico, battle royale y Zombies– que brillan en cada uno de sus aspectos y que desde luego dejan bien claro porque la franquicia de Activision es de las más jugada.

La incorporación de nuevas mecánicas en el multijugador (como la necesidad de curarse), la mayor profundidad del modo Zombies y un Battle Royale que funciona como un reloj suizo son las mejores bazas con las que la compañía juega para quedarse con el título multijugador del año y cuya única sombra es una estrategia de post-lanzamiento que no está muy claro que vaya a estar al nivel del resto de aspectos del juego, que son en su mayoría de nota alta.

Lo Bueno

El modo Blackout se coloca a la cabeza del “battle royale”. Ritmo, progresión, comportamiento de las armas… y el mejor modo zombies hasta la fecha.

Lo Malo

No tiene campaña y los aspectos técnicos necesitan una renovación. Cuatro mapas multijugador y un nivel de zombies “reciclados”.

Sin Comentarios

Yapo, déjanos un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.